La maldición de ser privilegiado

Después de 12 días de protestas frente a la Fortaleza, el pueblo de Puerto Rico, armado de valor y pruebas del Centro de Investigativo de Periodismo, lograron que el Gobernador Ricardo Rosselló Nevares renunciara a su cargo por conducta inapropiada y presunta corrupción. Según los eventos se desarrollaban, mi esposo W me pedía que dejara el “play by play” porque a él le daba igual el momento histórico. Me puse a darle casco al asunto y la única teoría válida que se me ocurrió fue pensar que todo el drama le tocaba “close to home”: las similitudes entre su “upbringing” y el del Tricky eran innegables.

Me explico.

Desde los 40k pies de altura, W y Ricky podrían haber sido broquis, panas, o hasta hermanos. Los dos nacieron en Puerto Rico a padres profesionales de la medicina, uno después y el otro antes del 1980. Pasaron la mayoría de sus años formativos en escuelas privadas de alto caché y rendimiento académico donde sus amigos y “acquaintances” no carecían de recursos o influencia. Ambos tienen varios títulos universitarios, inclusive en ingeniería médica; mi esposo tiene MBA y el Gobe P.h. D.

No es difícil imaginarse a estos dos hombres guapos y carismáticos, con un sentido del humor que pertenece a los tiempos en los cuales los hombres no tenian que ser “politically correct”, sentarse a compartir “war stories” con Medalla en mano. Probablemente, nadie los regañó de teenagers por expresarse via comentarios homofóbicos o machistas, y si lo hicieron, su habilidad para encubrir su mala conducta bajo una fachada de buena talla, no delató que decidieron ignorar el buen consejo. Comportamiento con tendencias narcisista, ftw.

Me pregunto si Ricky le alza la voz a Bea cuando se desespera con ella, o con los nenes, acto que dudo nadie le creería al testigo porque “el es un nene bueno”. Key word: nene.

Si buscan el expediente social de Ricky, hay mucha controversia sobre eventos que se encubrieron por su bienestar y para no cortarle las patas a sus aspiraciones – como decimos en la calle – porque al final del día provenía de buena familia. De igual manera, mi esposo tuvo oportunidades para salirse con la suya bajo la misma premisa, aunque en su caso solo pusiera en peligro su seguridad y no expusiera innecesariamente la integridad de un partido político. En Puerto Rico, la alta alcurnia o la gente con poder son parte de un club bastante pequeño pero abarcador. Si aparentas ser heredero a un patrimonio legendario o lleno de reconocimiento profesional, pasas por uno de los que hay que proteger pa’ no tener que luego lamentar. (Lo sé porque mi madre me advirtió que no me salvaría el cucu usando sus conexiones.)

¿Por qué creen que el pueblo le pidió a los Fonalledas que metieran la cuchara? Porque la única gente que puede destronarlos son ellos mismos y sus aliados. Un Guaynabicho solo le hace caso a otro Guaynabicho, igual que un Ponceño todavía se cree que lo demás es parking.

Cuando por fin entablé la conversación expuesta en los párrafos anteriores con mi media naranja, segundos después de abrir la boca, W se me puso super extra tasty crispy. “No me compares con ése tipo porque hasta aquí llegamos. Me divorcio.” Ufff. En estos momentos de reflexión y solidaridad Boricua, quedó claro que tratar de explicarle a un puertorriqueño elitista que el privilegio es una maldición me costaría mucho. Al abundar sobre el tema, y tratar de refrasear el tema para que me diera el beneficio de la duda, me miró con la cara de “don’t push it”. Igual que el caso del Gobe, W no quería escuchar nada que contradijera su opinión sobre él mismo. Que lo hiciera pensar que quizás tenía un buen puento. Su disonancia cognitiva e inseguridad rompió el medidor. Lo dejé tranquilo y opté por romper a escribir. El papel aguanta más, anyway…

Lo gracioso es que no me dejó elaborar que yo también soy como Ricky. Era inevitable llegar a esa conclusión. Yo me crié en un ambientr similar, y muchos de los amigos de mis padres compartían con los de Rosselló y los de mis “in laws”. Sin embargo, como hija del privilegio de dos figuras importantes tras bastidores en la Guardia Nacional, con afiliaciones y aspiraciones politico partidistas (okay okay eran PNPes, papi llegó a ser Sub-Secretario de algo importante), yo tenía bien presente que si quería algún día ser parte de ese revulú, iba a tener que ser mas santa que el Papa Juan Pablo II para lograr demostrarle al pueblo que mi candidatura valdría mucho a pesar de ser mujer.

Tener los mismos títulos y provenir de un buen linaje no me iba a valer madre si me tildaban de puta o chanchullera; de desordená o mala esposa/novia/madre. Yo me crié sabiendo que cualquier hijo ‘e la gran tendría mejor oportunidad de representar a mi bandera e Isla del Encanto, no importa su verdadera calaña, por ser hombre y cabeza de la familia. Como Katniss Everdeen juré que hasta que el mundo evolucionara, yo no le veía el fun a traer mas gente a sufrir en esta misma mierda. Hoy, me levanté emocionada porque mis contemporáneos decidieron que el pan de piquito se acabó. Ahora sí que lo mejor está por venir.

Accountability is a bitch!

Terminé compartiendo mis aseveraciones con amistades, las cuales me aseguraron que al ser criado en privilegio uno pierde un poco la perspectiva sobre lo que es permisible y lo que es correcto; y mucho menos tiene paciencia para aprender de los errores de otros. No es culpa de W o de Ricky que las generaciones que los asesoraban no creían que las cosas cambiarían. Que la ciudadanía se iba a hartar de ser bullied y pisoteada verbalmente por gente que nunca ha tenido que sentir la presión de vivir “above reproach”, que le teme a la ley, a los que abusan el poder, y a los que usan sus diplomas para creerse mas importantes que los demás y actuar de manera prepotente.

Los adultier adults nos fallaron a todos pero eso no exime a nadie de auto evaluarse mas frequentemente y ajustar el comportamiento, más cuando ya no va con la fibra moral y en contra del enriquecimiento social.

La humildad que conlleva el verdadero arrepentimiento se obtiene fallando y tratando de nuevo, aceptando las limitaciones de nuestra crianza. Hay que quitarse las gríngolas que los deseos de nuestros padres nos impusieron para poder ver el que en realidad es nuestro destino. Solo sobreponiéndose a la vergüenza de haber hecho algo imperdonable, y ganándose el perdón a través de las acciones y no las palabras demostraremos que hemos comprendido y aceptado las consequencias de nuestra desfachatez. Tenemos que pasar el trabajo de aprender de nuestras experiencias y de las ajenas. Hay que sufrir en la trinchera para entender lo que está pasando. Acobijados en el sofá, protegidos por una bandeja de plata, gente como Ricky jamás entenderán lo significativo que fué verlo renunciar.

El pueblo habla y yo obedezco…

La inteligencia emocional y el sentido común no pueden habitar en el cuerpo de alguien que solo busca voces similares para que le expliquen como funciona el mundo. El conocimiento y la sabiduría se obtienen caminando en otros lares, removiendo las barreras que hacen a nuestra mente pequeña, aniquilando estereotipos. W todavía pelea con su posición privilegiada, que no es tan solo admirable pero digno de aliento, pues poco a poco está enpezando a ver el mundo a través de lentes modernos, entendiendo que sus prejuicios lo ayudan a perpetuar la indiferencia ante la pobreza, o ante el esfuerzo de un pueblo que genuinamente desea superarse. Yo he aprendido que en la unión está la fuerza y que el mundo necesita mas personas que hayan logrado despojarse de su privilegio para utilizar sus superpoderes para el bien común. La hora de zafarse de los partidos políticos y de aquellas normas sociales que no nos ayudan a crecer como ciudadanos, las que nos hacen sumisos cuando somos más y aguantamos vientos huracanados categoría 5, y meses sin luz.

La ignorancia es atrevida.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: