Categories
Adulting En español Mrs Enginerd

Pa’trás, ¿ni pa tomar impulso?

Pocas han sido las veces que olvidar las lecciones del pasado me han ayudado a sobreponerme del presente. Me la paso mirando atrás para poder predecir el futuro, para recrear los caminos al éxito y, en ocasiones, ajustar expectativas. Nunca he podido verle el valor a no utilizar la data existente para tomar impulso, pero entiendo como muchos pueden querer borrar y empezar cuenta nueva.

Quizás es mi optimismo innato el que me obliga a ver cada instancia como una lección de vida. Revisitar mis logros y vicisitudes pone en perspectiva las decisiones que tomé y como me guiaron a éste momento en el tiempo. Desde muy pequeña recuerdo tener en mente que la muerte me definiría súbitamente y sin aviso, delegando el contar mi historia a aquellos que la observaron a distancia. Muy probable mi temor a ser mal interpretada o descrita “post-mortem” me motivó a evitar tener “regrets” cuando llegara el momento de decir adiós permanentemente. Al fin y al cabo hice todo lo posible para aprovechar cada oportunidad que me convenía, dejándo pasar aquellas que beneficiarían a otros más que a mí. Tampoco quería ser egoísta y costarle a otros su sueño; nunca me perdonaría saber que arruiné una vida por ser imprudente con el amor, tiempo o dinero de los demás.

De “teenager”, aprendí a encontrar un balance entre quedarme en la zona de confort y expandirla para crear un vasto horizonte de experiencias que pocos a mi edad buscarían voluntariamente. Imaginaba realidades alternas donde cualquier cosa podría pasar; catastrofes, perder a mis padres/income, no entrar a la universidas deseada, accidentes… Aprendí a invertir en la bolsa de valores, a planificar mi futura carrera y vida en incrementos de 5, 10 y 15 años. Adquirí destrezas para sobrevivir cualquier cosa metiendo la cuchara en todo, hasta en situaciones que no me incumbían solo por obtener el conocimiento para resolver si me encontraba algún día en la misma posición. Viví vicariamente a través de los demás, navegando mil vías paralelas sin tener que arriesgarme.

Somos producto de nuestro pasado, pero no tenemos por qué ser su prisionero. – Rick Warren

Analizando el pasado, recuerdo días en que hubiera deseado haber sido una adolescente sin responsabilidades, de haber podido ir a la playa con mis amistades en vez de tener que buscar a mi hermana y primas al colegio, y ayudarlas con las asignaciones. Mi abuela ya no podía cuidarnos y mi madre me compró un carro nuevo con la condición de ceder mis tardes para ayudar a la familia a seguir trabajando y prosperando. Décadas después fue que entendí que había más valor en lo que hice que en lo que me perdí, en parte porque nuestros problemas de infertilidad me privaron de hacer esas tareas como madre y esposa en estos tiempos modernos (pre y post pandemia del Covid-19). Lo bueno es que no me arrepiento: Es mi pasado poco convencional lo que me impulsa hacia adelante trayéndome éxito. No tengo por qué pedirle perdón a nadie por ello.

Si mirar al pasado trae mucho dolor y confusión, es mejor dejarlo dormir. Si, al igual que yo crees que es la única manera de valorar donde hemos estado y para donde vamos, toma el consejo por lo que es; una manera de apasiguar la ansiedad y despecho que las acciones fuera de nuestro control tuvieron sobre la vida. Sólo tú puedes redefinir la importancia de los hechos. Ten mucha introspección y compasión por los jugadores mientras corras tu análisis. Reconciliarse con el pasado es un acto de rebeldía. Ten valentía, visita al pasado y toma nota.

Lo demás se manifestará con mucha fe, tesón y esperanza.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s